Sunday, April 03, 2005

El mejor amigo del hombre

Se le sigue considerando el mejor amigo del hombre, pero cuando los medios de comunicación se hacen eco del ataque de un perro a una persona, en algunos casos con resultado de muerte, sólo los propietarios de canes y los amantes de los animales permanecen fieles al dicho. A todos asalta la misma pregunta: ¿era el perro peligroso o es que estaba educado para atacar?“No existen ni razas ni perros peligrosos, sino perros desequilibrados, miedosos o tímidos, cruces indebidos y propietarios irresponsables”, afirma Eduardo de la Parra, director administrativo de la Real Sociedad Canina de España. Bajo su punto de vista, no se puede criminalizar a ninguna raza. Todo perro defiende en mayor o menor medida su territorio y la familia con la que vive, aún más si el animal está educado para la defensa o no está bien enseñado a convivir con otras personas.Para la Administración, que regula la tenencia de animales potencialmente peligrosos en la Ley 50/99, tampoco existen razas peligrosas sino ejemplares caninos que por su tipología, morfología, acometida y agresividad son empleados para la defensa. Y considera que un perro será más o menos agresivo dependiendo tanto de sus factores genéticos como de los factores ambientales en los que viva y de que esté adiestrado o no para atacar a las personas o a otros animales.Responsabilidad CiudadanaCriadores, adiestradores, veterinarios y amantes de los animales apuntan a que la clave de que un perro se comporte como es debido en la calle y con desconocidos está en el propio dueño. De su responsabilidad, educación y control sobre el can va a depender que éste sea siempre un verdadero animal de compañía. Pero también señalan la necesidad de que haya entre la ciudadanía una cultura sobre el mundo canino, puesto que muchos accidentes se producen también por la irresponsabilidad del accidentado. “El impulso que tenemos es siempre acariciar a un perro. Le conozcamos o no –señala Mª José Montes, de los servicios veterinarios del Ayuntamiento de Madrid–.Y puede que le guste o que no. El perro va a reaccionar a nuestro tacto. Seguramente no hará nada, pero en otras ocasiones puede que se den situaciones peligrosas como que nos muerda o nos dé un arañazo. No lo conocemos y no sabemos cómo es su comportamiento y cómo está educado. Puede que se haya puesto nervioso, que se haya asustado o que no esté acostumbrado. Lo mejor es abstenerse. Hay que educar a los niños a que respeten al perro y no le toquen si no le conocen. Muchos accidentes se evitarían si los ciudadanos supiéramos también respetar al animal.”


PENALIZAR EL MALTRATO
Las asociaciones protectoras y defensoras de los animales afirman que lo que hay que perseguir es el maltrato a los perros y el adiestramiento al ataque. Tipificar estas acciones como delito penal y no como falta administrativa solucionaría a su entender el problema real de que se produzcan accidentes. “La normativa es dura con las personas normales y corrientes que quieren y cuidan a su perro. Cuando los incidentes se han producido con ejemplares de cualquier tipo que estaban enseñados a atacar, que estaban viviendo en malas condiciones, en un chamizo, aislados y sin cuidados”, señala Nacho Panuero, portavoz de la Asociación para el Bienestar de los Animales El Refugio que recoge perros abandonados. En su opinión, es de este modo como los perros pueden provocar algún incidente. “Más que hablar de perros peligrosos habría que hablar de dueños peligrosos”, comenta mientras señala la necesidad de que haya responsabilidad a la hora de adquirir un ejemplar canino.Para El Refugio la nueva normativa va a incrementar los abandonos por las exigencias que se imponen a los propietarios. Un índice que según su experiencia no sólo se incrementa con la época de vacaciones. “Es un dato constante a lo largo del año, aunque se produzcan picos en periodo vacacional”, señalan desde la asociación. El ayuntamiento de Madrid confirma que en pleno verano se recogen entre 20 y 30 ejemplares diarios y las cifras de la Comunidad de Madrid hablan de 25.000 perros abandonados al año.




El Real Decreto aprobado el pasado 22 de marzo (BOE del 27) trata de evitar en la medida de lo posible los accidentes y garantizar la seguridad de las personas y de los animales. Es una normativa que va específicamente dirigida a los propietarios de las razas de perros citadas, pero en ella también pueden incluirse aquellos animales que considere la administración municipal como peligrosos, bien por sus características anatómicas, carácter marcadamente peligroso o porque haya protagonizado algún incidente. Es decir, cualquier perro que sea fuerte en musculatura, tenga aspecto poderoso, sea robusto, tenga configuración atlética, sea resistente, con un peso superior a 20 kilos y que, además, presente un perímetro torácico entre 60 y 80 centímetros, una cabeza y mandíbulas voluminosas y unas extremidades robustas y musculosas puede ser sospechoso y, por tanto, sus dueños deberán cumplir la normativa.El primer requisito que se exige es tener registrado al animal y poseer una licencia especial que será otorgada por el ayuntamiento donde se resida. Para la concesión de este permiso es necesario ser mayor de edad, no haber sido condenado por delitos de homicidio, lesiones, torturas, contra la libertad o contra la integridad moral, la libertad sexual y la salud pública, asociación con banda armada o de narcotráfico, así como no estar privado por resolución judicial de la licencia.Pero para que este permiso se conceda es necesario también que los dueños acrediten ante la administración poseer un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros no inferior a 120.000 euros y haber pasado un examen de aptitudes psicológicas y físicas que acrediten que se está capacitado para atender, cuidar y ser responsable de un animal de esas características. Es decir, los dueños deberán pasar un examen psicotécnico que se realizará en los centros de reconocimiento donde se obtienen actualmente las licencias para el carné de conducir.El propietario deberá ir con este permiso cuando salga a pasear al perro, al que llevará con bozal y con correa. Ésta deberá ser de menos de dos metros y el dueño no podrá llevar más de un animal consigo. Es obligatorio también que el perro lleve un microchip adherido a su piel donde se registrarán todos sus datos y quién es el propietario. Y en caso de que el perro se pierda o lo hayan robado, se ha de dar cuenta de ello en un plazo máximo de 48 horas.De esta normativa tampoco se escapan los animales que están en chalets, fincas o propiedades privadas como criaderos, locales comerciales o lugares de adiestramiento. Aparte de cumplir los requisitos anteriores, se exige que los animales estén atados dentro del recinto o en el interior de un habitáculo con unas características adecuadas para el animal con el fin de proteger a las personas o animales que se puedan acercar a dichos recintos. Las infracciones de algunos de estos requisitos pueden acarrear multas cuya cuantía las delimita cada municipio. En el caso, por ejemplo, de Madrid, las multas pueden ser de entre 150,25 euros a 15.025,30 euros.La Real Sociedad Canina de España señala que la normativa les parece excesiva porque siempre quedará al arbitrio de la Administración qué animal, por sus características, puede entrar o no dentro de la lista de animales peligrosos si no hay agentes especializados en la materia. “Además, es una normativa que criminaliza al perro y lo que hay que impulsar no es tanto la sanción sino educar a todos, propietarios y no propietarios, a convivir con los animales”, apunta Eduardo de la Parra.Desde la experiencia del servicio veterinario del ayuntamiento de Madrid, Mª José Montes afirma que es muy difícil equilibrar las posiciones y derechos de los dueños de perros con los que no tienen. “La Administración siempre tiene que garantizar la seguridad de las personas. La normativa no va en contra de los perros ni de sus dueños. Este tipo de perros no es que muerda más que otros. La mayor parte de las denuncias que nos llegan son afortunadamente arañazos o heridas pequeñas. Pero por su tamaño y características tienen una capacidad mayor de hacer daño, incluso de matar. Y hay que evitar que se den estas situaciones.”

0 Comments:

Post a Comment

<< Home